Luz Elena Elías

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) negó las solicitudes para la marca PINCHE GRINGO Barbacoa y Diseño a los titulares Daniel Andrew Defossey y Roberto Luna Aceves, por supuesto, de manera supuestamente incurrir en el supuesto artículo del 4 ° de la Ley de la Propiedad Industrial , es decir por considerar que es contrario al orden público, a la moral ya las buenas costumbres.

Dicha resolución fue impugnada ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA). Especialización en su Sala Especializada en Materia de Propiedad Intelectual, quien por la mayoría (2 votos en contra uno a favor). Las marcas por considerarlas contrarias a la moral y las buenas costumbres.

De nueva cuenta hubo que impugnar las resoluciones emitidas por el TFJA mediante amparos especificados ante los Tribunales Colegiados de Circuito en materia Administrativa, quienes no pueden entrar al estudio sobre la constitucionalidad del artículo 4 ° de la LPI, por supuestamente haber sido realizado desde una situación del particular frente a dicha norma, se emitieron sentencias favorables a los intereses de los titulares de las marcas.

Dichas resoluciones son son de suma importancia en la vida de la propiedad industrial en México pues evidencian que el IMPI no debe tener facultades para determinar qué es moral y buenas costumbres y no en el país, ya que no es un líder moral y no debe tener atribuciones para determinar criterios de moralidad y buenas costumbres.

A través de la firma OLIVARES y su equipo de litigio conformado por Alejandro Luna Fandiño y Luz Elena Elías Fernández. El IMPI y el TFJA, sino una persona que presta servicios auxiliares en la cocina, como los que se encuentran en los diccionarios, entre muchos otros.

Así, los Tribunales Colegiados resolvieron que las palabras afectadas evolucionaron o involucionaron, y resultaron incongruentes sin considerar que lo que sería antes en un estado de tabú o prohibición, ahora se considera normal o aceptado. Por lo que se debe tener presente que en la actualidad la palabra PINCHE es determinado con suma frecuencia y aprobada normalmente en todos los parámetros de la sociedad mexicana, máxime tomando en cuenta el contexto en el que se utiliza la marca (restaurantes y comida).

Además, se resolvieron que el IMPI y el TFJA pretendían hacer un valer como un orden público y lingüístico y censurar un aparente uso del lenguaje; sin embargo, el concepto de orden público no puede llegar al extremo de censurar o limitar la libertad de expresión en el registro de una marca, pues estarían imponiendo las limitaciones lingüísticas de la autoridad administrativa en turno.

Estas decisiones serán un hecho importante en el desarrollo de la propiedad intelectual en México, al tener puesto entrado en las facultades que no debería tener el IMPI, por no ser un rector de la moral en México y por tanto, la constitucionalidad de parte del referido artículo 4o de la ley de propiedad industrial.

 

[/ vc_column_text] [/ vc_column] [/ vc_row]

Share